Tagaragunche, Eseken: Cultura y naturaleza en La Gomera, defensa del medioambiente
   ISSN 1988-5601 
 Información, Cultura y Naturaleza 
 Portada  |  Tagaragunche  |  Noticias  |  Actividades  |  Dosieres  |  El buzón  |  Fotos  |  Enlaces  |  Registrarse  |   Ayuda 
Inicio > Noticias > Medio Ambiente     Cliquee sobre las fotos para ampliarlas

Aves extintas o en peligro de extincin en La Gomera

Las aves son el grupo de vertebrados que presenta un número más alto de especies en las islas, ya que poseen una gran capacidad de movimientos y por tanto de colonización. Esto, unido a los pequeños territorios insulares y por tanto a los bajos tamaños de las poblaciones, y la pérdida de mecanismo de defensa ante los depredadores terrestres ya que estos no suelen estar presentes en las islas, explican que sea este el grupo que, por regla general, presenta un mayor número de extinciones. De este modo se observa que el 90% de las aves que se han extinguido en el Planeta desde el año 1600 vivía en islas y que gran parte de las que hoy están gravemente amenazadas habitan en territorios insulares. Las alteraciones producidas por las colonizaciones humanas son las responsables de estos alarmantes datos.

Pasaremos a enumerar y comentar las especies de aves que han desaparecido de La Gomera. Se sabe de su existencia en el pasado bien porque se extinguieron en épocas más o menos recientes, bien porque sus huesos se han encontrado en yacimientos paleontológicos de la Isla.

El Milano Real o Villano
(“Milvus milvus”)

Esta ave habitó Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y El Hierro, pero actualmente se encuentra extinguido en todo el archipiélago, a pesar de que en algunas islas fue considerado muy abundante. Se podía ver con frecuencia cerca de pueblos y núcleos urbanos, alimentándose de basura o cazando pollos en los corrales, conejos, insectos, etc. A juzgar por la información disponible, en el caso concreto de La Gomera parece que nunca fue muy abundante, y con mucha probabilidad sobrevivió hasta los años 60. Probablemente su desaparición se deba a varias causas entre las que merecen especial mención la caza y el uso indiscriminado de venenos en la agricultura.

Esta especie ha experimentado descensos en gran número de sus poblaciones durante el último siglo, estando presente en la Península Ibérica y otras zonas de Europa.

El Guirre
(“Neophron percnopterus”)

Esta especie habitó en un pasado reciente todas las islas del Archipiélago, pero en la actualidad sobrevive únicamente en Fuerteventura, Lanzarote y en el islote de Alegranza. Además de que son recordados por personas de cierta edad, en la mayoría de las islas existen evidencias de su presencia; son las denominadas “guirreras”, y corresponden a lugares, generalmente localizados en paredes rocosas, donde establecían sus nidos o dormideros. En ellas suelen ser visibles las manchas blancas producidas por sus excrementos, que eran usados como abono de excelente calidad. También es frecuente la existencia de topónimos que hacen referencia a su presencia, tal es el caso de “Las Guirreras” en el Barrio de El Atajo (Barranco de La Villa). Además sus huesos se han encontrado en yacimientos paleontológicos de la Isla. Como causas probables de su desaparición, junto con las mencionadas en el caso del Milano Real, podemos añadir que se encontraba bastante asociado a la ganadería, por lo que el abandono de ésta ha podido influir en su declive. Otro importante factor de amenaza, puesto de manifiesto en la poblaciones que aún sobreviven en el Archipiélago, son los tendidos eléctricos. Estas aves pueden impactar con los cables o electrocutarse en torretas insuficientemente aisladas, produciéndose un número considerable de bajas. La población reproductora actual de Canarias se estima en menos de 30 parejas. Esta especie se encuentra catalogada como “en peligro de extinción” en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. Además, es necesario destacar que las poblaciones de Canarias constituyen una subespecie endémica del Archipiélago.

La Codorniz Canaria
(“Coturnix gomerae”)

Este es el único ejemplo de extinción total que veremos en este artículo, es decir, esta especie de codorniz era endémica de Canarias y se extinguió totalmente. Sus huesos se localizaron por primera vez en el yacimiento paleontológico del Bujero del Silo, y de ahí su nombre (“C. Gomerae”). Estudios posteriores han desvelado que habitó la mayoría de las islas del Archipiélago.

Por las características de sus huesos sabemos que poseía unas alas algo más cortas y débiles que la Codorniz Común (“C. Coturnix”), pero unas patas más largas y robustas, lo que parece indicar unas costumbres más terrestres y menos voladoras. Por esto se piensa que era una especie sedentaria y no migradora, al contrario que la Codorniz Común.

En algunas islas sus restos se han encontrado en yacimientos arqueológicos, por lo que se piensa que fue consumida por los aborígenes, siendo su extinción. por tanto, posterior a esta época. Sus características anatómicas y forma de vida la hacían muy vulnerable a depredadores introducidos como gatos y ratas siendo estos, muy probablemente, los responsables últimos de su extinción.

Como dato curioso cabe mencionar que existen crónicas que datan de los primeros años de la conquista del Archipiélago (siglo XV), donde se nombran y describen a unas aves que podrían corresponder a esta especie, lo que parece apoyar la idea de una extinción muy reciente.

El Cuervo
(“Corvus corax”)

En el pasado esta ave fue muy abundante en todas las islas. A mediados del siglo XX se detectó una disminución en sus respectivas poblaciones, siendo especialmente dramático su declive en Tenerife, donde en los últimos 20 años ha pasado de ser una especie relativamente frecuente a ser muy escasa. Los pocos ejemplares que sobreviven se localizan principalmente en el macizo de Teno y sus inmediaciones. En La Gomera sus poblaciones también parecen haber descendido aunque aún se le suele ver con relativa frecuencia. Las causas de su disminución parecen ser diversas, la mayoría de ellas ya citadas en este artículo: caza ilegal, uso indiscriminado de venenos y pesticidas, abandono de la ganadería, presencia de tendidos eléctricos, etc. Con respecto a este último punto podemos citar un dato de especial relevancia. En una torre eléctrica situada en las inmediaciones del Parque Nacional de Garajonay, y en un periodo de unos dos años, se electrocutaron al menos 12 de estas aves. Este ejemplo, casi anecdótico de una única torre, nos da una idea de la multitud de amenazas que, de forma muy silenciosa, pueden estar actuando sobre la especie.

La Graja
(“Pyrrhocorax pyrrhocorax”)

Esta ave, en el archipiélago canario, sólo vive en La Palma siendo además relativamente abundante. Durante años esta distribución tan restringida ha supuesto uno de los grandes enigmas en la distribución de las aves en el Archipiélago. Sin embargo, desde hace algún tiempo, se sabe que también habitó en La Gomera y Tenerife ya que huesos de esta especie han aparecido en yacimientos paleontológicos de estas islas. Resulta muy difícil tratar de explicar porqué desapareció de unas islas y no de otras, ya que como hemos mencionado, en La Palma sigue siendo frecuente a pesar de que hace décadas eran más numerosas aún.

****

Con toda seguridad en La Gomera han tenido lugar muchas más extinciones de vertebrados que las mencionadas en este corto artículo. El que se trate de una isla tan antigua, hace que en ella no sean frecuentes las cuevas, las cuales pueden llegar a ser yacimientos paleontológicos y que como sabemos son imprescindibles para el estudio de los animales del pasado. Esto es así porque las entradas de las cuevas pueden ser usadas por las aves rapaces, tanto diurnas como nocturnas, para establecer sus nidos, acumulándose en estos lugares los restos de sus presas. Por otro lado las cuevas también pueden actuar como trampas naturales donde los animales pueden quedar atrapados por diversas causas, acumulándose sus huesos en el interior.

De igual forma el número de animales amenazados en la isla, tanto vertebrados como de otros grupos, es mucho mayor que los escaso ejemplos ilustrados. Así podríamos también citar los casos de la cada vez más rara Abubilla (“Upupa epops”), o de los cada día más amenazados escarabajos endémicos de Puntallana (“Pachydema gomerae”, “Cardiophorus differens” y “Pimelia fernandezlopezi”) entre otros muchos.
El archipiélago ha estado cambiando de una forma acelerada durante más de 2 milenios y especialmente en los últimos 600 años, que como hemos comprobado al comienzo de este artículo es poquísimo tiempo en la Historia Natural de La Gomera (algo más de 2 horas - llegada de los aborígenes - y unos 30 minutos - comienzo de la colonización europea - si comprimimos esta Historia en un sólo año). Estos datos revelan la rapidez y brusquedad de estos cambios (en las tres últimas horas de ese año) que se traducen en un proceso de extinción que sigue estando activo hoy día, siendo prueba de ello las especies en peligro que existen. Probablemente estamos entre las primeras generaciones que detectan y toman conciencia de este grave problema. En gran medida, somos los responsables de esta situación, y también, en gran medida, depende de nosotros el tratar de detener este proceso. Sólo conociendo y valorando en su justa medida nuestro Patrimonio Natural podemos trabajar por y para exigir su conservación.

AGRADECIMIENTOS

M. A. Hernández y J.C. Illera revisaron y aportaron sugerencias al manuscrito original. A. Martín cedió las fotos de las aves.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Jaume, D., McMinn, M. & J.A. Alcover (1993). Fossil bird from the Bujero del Silo, La Gomera (Canary Islands), with a description of a new species of Quail (Galliformes: Phasianidae). Bol. Mus. Mun. Funchal, 2: 147-165.
Johnson, T.H. & A.J. Stattersfield (1990). A global review of island endemic birds. Ibis, 132: 167-180.
Martín, A. & J.A. Lorenzo (2001). Aves del Archipiélago Canario. Lemus Editor. La Laguna, 787 pp.
Morales, E., Contreras, H.G., López, H. & P. Oromí (2001). Artrópodos de Puntallana (La Gomera): Especies de particular interés y su conservación. Rev. Acad. Canar. Cienc., XIII (4), 153-165.
Palacios, C.J., Gangoso, L., Donázar, J.A., Hiraldo, F., Negro, J.J., Ceballos, O. & M. Riva (2002). El Alimoche Canario: una nueva subespecie en peligro de extinción. Quercus, 196: 14-19.
Rando, J.C., Valido, A., Nogales, M. & A. Martín (2000). El Lagarto Gigante de La Gomera: importancia biológica y conservación. Eseken, Supl. espec.: 15-19.
Trujillo, D. (1991). Murciélagos de las Islas Canarias. ICONA. Colección Técnica. Madrid. 167 pp.
Trujillo, D. (2002). Murciélagos de las Islas Canarias. El indiferente, 13: 8-13.
Valido, A., Rando, J.C., Nogales, M. & A. Martín (2000). El Lagarto Gigante de La Gomera: Historia de su descubrimiento. Eseken, Supl. espec.: 3-14.

Juan Carlos Rando
Museo de la Naturaleza
y el Hombre

Actualizado el:01/01/2004

Noticias
15m
Actividades Tagaragunche
Agricultura
Agua
Anillo insular
Ben Magec
Biocombustibles
Biodiversidad
Cambio climtico
Cocina
Consumo responsable
Contaminacion
corrupcin
Costas
Crisis econmica
Cultura
Declive del petroleo
Defensa animal
Desahusios
Desarrollo sostenible
Diosa Maat
Ecologismo
Economa
Educacin
Educacin Ambiental
Enchereda
Energas
Energias renovables
Espacios N. Protegidos
Especies invasoras
Extracin de ridos
Folklore
Huella ecolgica
Incendio 2012 Gomera
Incendios
Infracciones urbansticas
Infraestructuras
IPL
Justicia
Literatura
Luchas
Medio Ambiente
Memoria Histrica
Mundo Guanche
OGM - Transgnicos
Oriente medio
P. I. O. G.
Parque Nacional
Patrimonio Histrico
Paz y solidaidad
Pesca
Petrleo en Canarias
Picudo Rojo
Planificacin del Territorio
Poltica
Puerto de Granadilla
Puntallana
Rebelin de los Gomeros
Residuos
Salud
Senderismo
Silbo Gomero
Sociedad
Taguluche
Tindaya
Turismo
Valle Gran Rey
Vertidos